El historiador como enemigo: entrevista con Antoon De Baets

El historiador belga estudia casos de censura, persecución e incluso muertes de historiadores por parte de gobiernos y regímenes que intentan controlar la escritura de la historia.

Pedro Teixeirense entrevista a Antoon De Baets

“Dispara a los historiadores cuando temes su historia; esto es lo que han hecho algunos regímenes a lo largo de los siglos. Lamentablemente, la era actual no es la excepción; incluso tiene el peor récord “.

Nikolai Kondratiev fue ejecutado por un pelotón de fusilamiento el 17 de septiembre de 1938. Jian Bozan se suicidó para escapar de la tortura el 18 de diciembre de 1968. Estos hombres compartieron mucho más que una muerte trágica. Compartieron una profesión, una capacidad y el coraje de defender ideas que desafían la versión oficial de nuestra historia colectiva. El trasfondo de la muerte del economista soviético y del historiador marxista chino es el punto de partida del libro más reciente publicado por el profesor Antoon De Baets. Crímenes contra la historia – Crimes Against History – es una obra fascinante en la que el historiador aborda la censura de la historia.

Antoon De Baets

La calidad indiscutible de la obra de Antoon De Baets se remonta a sus primeros trabajos hace más de tres décadas. El profesor De Baets ha coordinado el Network of Concerned Historians desde 1995, una red internacional que busca discutir y denunciar a los historiadores que están bajo amenaza. Antes y después del lanzamiento de esta iniciativa, Antoon De Baets ha trabajado en temas como el poder subversivo de los paralelos históricos, el marco legal de la escritura histórica y la compleja y fascinante relación entre escritura histórica y democracia.

Profesor de Historia, Ética y Derechos Humanos de la Universidad de Groningen (Países Bajos), Antoon De Baets ha presentado al público un libro cautivador sobre una variedad de lo que él denuncia como “crímenes contra la historia”. Su trabajo adopta un enfoque global cuando disecciona las formas que la censura tiende a asumir contra la historia. En sus propias palabras, su libro “echa un vistazo detrás de las cortinas donde los censores cortan historias solo para pintar una versión pulida del pasado”.

En esta entrevista, el profesor Antoon analiza algunos de los aspectos más relevantes de su libro. Explica el origen de su trabajo con el Network of Concerned Historians y su relación con las organizaciones de derechos humanos. Después de presentar conceptos como “crímenes contra la historia” y “censura de la historia”, el profesor De Baets comenta iniciativas como el programa Escuela “sin” Partido. También hay un debate controvertido sobre la naturaleza de la cosmovisión comunista y las razones que explican un mayor número de víctimas entre los productores de historia que vivieron bajo regímenes de esa naturaleza.

Como argumenta el profesor Antoon, “exponer la censura de la historia es el principio de su fin”.

En su libro más reciente – Crímenes contra la Historia (Crimes Against History)– tu abordas el tema de la censura de la Historia. En particular, el libro aborda las medidas más drásticas que utilizan los censores para controlar la producción historiográfica. Los casos presentados en este trabajo fueran registrados, recogidos y analizados en un proyecto que usted desarrolla hace muchos años – denominado Network of Concerned Historians. ¿Le gustaría comenzar esta conversación hablando sobre este proyecto y sobre cómo nació la idea de escribir este libro?

Decidí crear Network of Concerned Historians en 1995 – con un objetivo sencillo: construir un puente entre el mundo de las organizaciones internacionales de derechos humanos y el mundo de los historiadores. Como tengo antecedentes como historiador académico y como miembro, desde la década de 1970, de Amnistía Internacional, se me ocurrió que mientras las organizaciones internacionales de derechos humanos realizaban campañas en nombre de los historiadores perseguidos, la mayoría de los historiadores no estaban al tanto de estos esfuerzos.

Comencé a publicar estas campañas en un sitio web (http://www.concernedhistorians.org) cada vez que fueron lanzadas y a enviar informes anuales sobre la persecución de historiadores y la censura de la historia en todo el mundo a colegas interesados ​​ymientras tanto, 25 de tales informes han sido publicados y hoy tenemos un red que contacta a 3,300 colegas). El sitio web también contiene algunas colecciones únicas, como documentos temáticos de organizaciones internacionales relevantes para historiadores; casos legales en los que tanto Historia como historiadores están involucrados; y códigos de ética no solo para historiadores sino también para profesiones relacionadas.

A medida que recopilaba cientos de casos a lo largo de los años, me di cuenta de que el acoso y la persecución a los historiadores no terminaban con las herramientas habituales (censura de su trabajo, despido de sus puestos de trabajo, litigios basados en persecuciones espurias). De hecho, en circunstancias extremas, los historiadores también fueron asesinados por razones políticas, incluso por producir trabajos históricos que se consideraron peligrosos y desafiaron las verdades históricas oficiales. Una vez que me concentré en esta minoría de historiadores brutalmente perseguida, noté que allí había una historia muy dramática para contar. Ese fue el comienzo de mi libro Crímenes contra la Historia (Crimes Against History) que salió este año (2019).

 En la introducción de su libro, usted llama la atención sobre el hecho de que, para abordar la censura de la Historia, uno debe reconocer que existen varios enfoques igualmente justos sobre este asunto. Uno de ellos es mirar lo que usted llama “medidas extremas”: formas draconianas de controlar la Historia mediante el uso de herramientas que resultan en la destrucción de los “Productores de Historia” y el trabajo por ellos producido. ¿Cómo podemos definir el concepto de “Crímenes contra la historia”?

En primer lugar, no limité mi horizonte a los historiadores profesionales. Más bien, amplié el alcance a lo que llamo “productores de historia”, es decir, todos aquellos involucrados, profesionalmente o de otro modo, en la recopilación, creación o transmisión de la historia. Para mi definición de “crímenes contra la historia”, me inspiró la formulación de “crímenes contra la humanidad” tal como la utiliza la Corte Penal Internacional. Tomé “crímenes contra la historia” como cualquiera de los siguientes actos cuando cometidos como parte de un ataque generalizado o sistemático de conformidad con una política estatal o no estatal o en cumplimiento de esta: el asesinato y desaparición de productores de historia; ataques personales públicos a productores de historia a través del discurso de odio, difamación y enjuiciamiento malicioso; destrucción intencional del patrimonio cultural y desinformación, incluida la negación del genocidio y la censura de la historia.

En esencia, estos crímenes contra la historia son abusos de la historia que constituyen violaciones de los derechos humanos. En particular, violan los derechos a la vida, el juicio justo, la libertad de expresión, la igualdad, la cultura y la ciencia de estos productores de historia (y a menudo de sus audiencias).

“Censura” o “Libertad de expresión” son términos asociados principalmente con el trabajo de periodistas, artistas y otras carreras relacionadas a los medios de comunicación. De hecho, se puede decir que rara vez escuchamos hablar de “censura de la Historia”. ¿Qué es la “censura de la Historia”? ¿Por qué los historiadores son censurados?

En general, la definición legal de censura de la historia abarca restricciones a las opiniones sobre el pasado. No solo por medio de restricciones a las opiniones – antes de que ellas lleguen al público (“pre-censura”) – sino que también a las opiniones acerca del pasado después de que se hayan expresado (“post-censura”). La caracterización que uso en mi libro parte de esta definición legal, pero a menudo va más allá. En este sentido más amplio, la “censura de la historia” es el control sistemático sobre hechos u opiniones históricas y su intercambio impuesto por, o con el consentimiento, del gobierno u otras potencias. La forma típica de control es la supresión. El concepto gemelo de la censura de la historia es propaganda histórica, término que defino simétricamente, como la manipulación sistemática de hechos u opiniones históricas por parte, o con el consentimiento, del gobierno u otros poderes.

Los historiadores son censurados por una amplia variedad de razones. Una de las tablas de mi libro que me gusta especialmente ofrece una visión general de no menos de 300 tipos de cargos y acusaciones que se han dirigido a historiadores en demandas contra ellos después de 1945. Solo algunas de estas demandas y cargos legales son compatibles con los derechos humanos, la mayoría no lo son. Si son compatibles con los derechos humanos (cargos como la invasión de la privacidad, la difamación y el discurso de odio, por ejemplo), a menudo se formulan de manera demasiado amplia, se aplican arbitrariamente y son propensos al abuso. Y no hace falta decir que los cargos a menudo no corresponden a las razones reales por las cuales los productores de historia son procesados. A diferencia de los cargos, las acusaciones a menudo no encuentran una base en la legislación actual y mucho menos en las normas de derechos humanos. En resumen, aunque algunos cargos y acusaciones están justificados, muchos tienen motivaciones políticas o son totalmente falsos e inventados para la ocasión. Se adaptan a las necesidades del poder y no sirven a la justicia, sino a la represión. Pueden conducir a un enjuiciamiento malicioso, que es un crimen contra la Historia. Entre las muchas razones para la censura de la historia – que se reflejan en estos cargos y acusaciones – una de las más importantes es que el trabajo de los historiadores puede desafiar las verdades históricas oficiales y, en consecuencia, minar la legitimación del poder y la visión oficial de la memoria colectiva de una nación. Como tal, la historia disidente es subversiva y peligrosa.

¿Podríamos discutir el concepto de “autocensura”? Usted escribió que la autocensura “es el objetivo final de cualquier aparato de censura: donde se establece con éxito, la intimidación y el miedo se extienden de manera tan efectiva que el control externo se vuelve superfluo”. Me gustaría preguntarle si está familiarizado con el programa Escuela “sin” Partido que tiene la intención de modificar la Ley Nacional de Educación de Brasil. Según este movimiento, los docentes no deberían educar, sino solo instruir. En otras palabras, los maestros solo deben transmitir los “temas específicos de las materias escolares” sin discutir los valores o la realidad de los estudiantes. ¿Es posible enseñar historia aparte de la realidad? ¿Podríamos considerar este movimiento como una forma de censura de la historia?

Yo no conozco el programa Escuela “sin” Partido o cómo afecta la educación de Historia. Por lo tanto, no puedo juzgar si este programa constituiría una censura de la Historia. Uno debería recopilar ejemplos de las consecuencias que este programa tiene en el campo de la educación de Historia para diagnosticar este movimiento. Me gustaría ver cómo el Supremo (o un tribunal comparable) juzgará un cargo en contra de este Programa. A primera vista, algunos aspectos del programa parecen ir en contra del derecho a la educación (artículo 13 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales), como lo explica el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de las Naciones Unidas (CESCR) en sus Observaciones Generales 13 sobre el derecho a la educación de 1999. En particular, el estándar de “aceptabilidad”- la forma y el contenido de la educación, incluidos el plan de estudios y los métodos de enseñanza, deben ser aceptables (por ejemplo, relevantes, culturalmente apropiados y de buena calidad) para los estudiantes y , en casos apropiados, los padres – parece estar bajo una fuerte presión. El Comité tiene un mecanismo de quejas y el poder de emitir las llamadas Observaciones Finales sobre Brasil. Me parece que también se podría invitar al Relator Especial de las Naciones Unidas sobre el derecho a la educación a emitir un llamamiento urgente o una carta de denuncia al respecto.

En su libro usted defiende la tesis de que el concepto de la “Historia como un fenómeno predeterminado por leyes” explica por qué “matar productores de historia por razones relacionadas con la Historia jugó un papel más evidente en China y en la antigua URSS que en otros lugares”. ¿Podría explicar por qué la cosmovisión comunista causó un mayor número de bajas entre los productores de historia?

Mi tesis no es que cada régimen comunista haya tendido a matar a sus historiadores disidentes, ni es que los regímenes no comunistas rara vez matan a sus historiadores disidentes; es que la ideología comunista ofrece incentivos especiales, particularmente en la URSS estalinista y la China maoísta. Si bien la historia es una fuente importante para la legitimación del poder en la mayoría de las dictaduras, cuanto más central sea el papel de la historia en la ideología dictatorial, más devastador será el impacto de la censura en la escritura histórica.

En principio, los regímenes totalitarios eran más peligrosos que los autoritarios, ya que no solo trataban de silenciar sino también de convertir a sus ciudadanos. Entre los regímenes totalitarios, los comunistas ocupan un lugar especial porque más que en otros regímenes totalitarios, la historia juega un papel central en su visión del mundo. La visión del mundo comunista, de hecho, se rige por la teoría del materialismo histórico. Los regímenes comunistas conciben la Historia como un desarrollo impulsado por las leyes y, no menos importante, estas leyes se interpretan de acuerdo con la lógica del gobernante. Estas leyes niegan la contingencia de eventos que se desarrollan; se supone que un gran plan histórico los determinará. Tal teoría de la Historia impulsada por la ley necesita una redacción histórica elaborada para sostenerla, lo que, a su vez, aumenta el número de productores de historia involucrados, de ahí la probabilidad de desviación y error, de ahí la urgencia de supresión de dicha desviación y error. Cuando el escritor Maxim Gorki pidió clemencia para el Gran Duque Nicolás Mikhailovich Romanov, historiador y miembro de la familia zarista, Lenin respondió: “La Revolución no necesita historiadores”. El Gran Duque recibió un disparo en 1919.

Es plausible suponer que los regímenes comunistas atacaron los fundamentos académicos de la profesión más profundamente que otros regímenes totalitarios para moldear la presentación de eventos pasados ​​a sus leyes históricas, con persuasión si es posible, con violencia si es necesario. Por el contrario, la ideología tendía a ser más esencialista (definida por características perennes) en los regímenes totalitarios de derecha; por lo tanto, la perspectiva de los últimos regímenes era generalmente menos rígidamente histórica, aunque la imprevisibilidad totalitaria generalmente tuvo un impacto profundamente intimidante también allí.

En la segunda parte de su libro, usted discute cómo la censura misma puede minar sus propios efectos. Uno de los temas más fascinantes a este respecto es lo que usted llama el “efecto de resistencia”. En realidad, este capítulo puede leerse como un homenaje a quienes se dedicaron a estrategias creativas y valientes para superar el gobierno del autoritarismo. ¿Qué se puede aprender de tales ejemplos de lucha contra los crímenes contra la historia?

En el último capítulo de Crímenes contra la Historia (Crimes against History), yo intenté esbozar una breve historia de la resistencia contra los crímenes contra la Historia. Debo admitir que es difícil medir el impacto de la resistencia. Primero, porque no he contado las historias de todos los actos conocidos de resistencia. Tenía que ser selectivo. Y estoy convencido de que miles o pequeños actos de coraje siguen siendo desconocidos para todos o para la mayoría. Entonces ignoramos muchos actos de resistencia. En segundo lugar, los ejemplos de resistencia que ofrecí eran mutuamente incomparables, ya que abarcaban una amplia gama de actividades: desde lo simbólico a lo clandestino y lo abiertamente desafiante. Algunas acciones requerían valentía o quijotismo, mientras que otras consistían en pequeños gestos casi invisibles hechos sin fanfarria y a menudo escondidos detrás de una pantalla de ambigüedad o silencio. Algunos fueron espontáneos, otros cuidadosamente planeados o deliberadamente provocativos. En tercer lugar, nunca debe olvidarse que muchos fuera de la profesión histórica hicieron esfuerzos en nombre de los historiadores perseguidos. Los novelistas, dramaturgos, periodistas, narradores de cuentos y cantantes a menudo se encargaron de interpretaciones históricas suprimidas, manteniéndolas vivas cuando la memoria colectiva estaba en peligro de extinción porque los historiadores silenciados y silenciosos no pudieron refutar las verdades anunciadas de la propaganda histórica oficial. He llamado a esto el “efecto de sustitución”.

Sin embargo, hay algo así como una tradición de resistencia a apreciar. Mucho se guardó, materialmente (archivos, obras, monumentos, educación) así como simbólicamente (principios y valores). Los ataques fueron contrarrestados, los secretos descubiertos, las mentiras desenmascaradas, las distorsiones denunciadas, la indiferencia neutralizada, la esterilidad fertilizada, la desconfianza desarmada. Por supuesto, mucho fue destruido y arruinado por el poder despiadado también. En muchos casos, llevó años, si no generaciones, reconstruir lo que fue derribado. A menudo, la resistencia no contrarrestó – o simplemente no pudo contrarrestar – la violencia sistémica. Y a menudo las pérdidas y desapariciones fueran irreparables.

Si el impacto a corto plazo de la resistencia es difícil de medir, este es aún más el caso con su impacto a largo plazo. Pero aquí también, hay motivos para la esperanza. Con el tiempo, una cantidad sorprendente de actos se convirtieron en ejemplos de coraje moral, porque los historiadores involucrados no buscaban recompensas, sino que hicieron lo que pensaron que era el ejercicio responsable de su oficio con un desprecio imprudente frente a advertencias y amenazas. Si hay una tradición en eso todo, es la tradición de valorar los estándares de integridad académica frente a la probable censura. Como son intrínsecamente frágiles, los actos de coraje moral poseen una característica poderosa: pueden inspirar mucho después de que los hechos a los que se refieren hayan desaparecido. Mientras se vuelvan a contar, las historias de compromiso e integridad inspiran esperanza y orgullo. Esto puede llamarse el efecto memoria de la lucha contra los crímenes contra la Historia.

Como citar este artículo

DE BAETS, Antoon. El historiador como enemigo: entrevista con Antoon De Baets (Entrevista). Entrevista realizada a Pedro Teixeirense. In: Café História – historia hecha con clics. Disponible en: https://www.cafehistoria.com.br/el-historiador-como-enemigo-antoon-de-baets/. Publicado en: 25 nov 2019.

Seja o primeiro a comentar

Faça um comentário

Seu e-mail não será divulgado.


*